Alcorques vacío, un peligro para peatones

Ni el departamento de jardines, ni el plan de empleo que se ha desarrollado durante todo el verano han puesto solución a los problemas que generan en todas las calles de la ciudad los alcorques vacíos.

ADEIZA pide que se de una solución a este problema que es común en todos los barrios, y que supone en muchos casos un gran problema para los peatones, pues son agujeros en aceras no demasiado anchas en su mayoría siendo un obstáculo para el transito de personas.

En casi todos los casos los árboles han sido cortados por el servicio de parques y jardines, dejando el tocón en el alcorque y sin haber sido repuestos en ninguno de los casos. Zamora va perdiendo poco a poco el arbolado que existía en sus calles. ADEIZA pide que cuando se tale un árbol se plante otro, de no ser así la ciudad será hormigón y más hormigón. Pues cada vez que se ejecuta una obra de modificación en zonas verdes, lo que prevalece el tono gris de esta mezcla tan utilizada por el Ayuntamiento de Zamora en las reparaciones de los jardines y zonas verdes.

Acabamos de escucha a la señora Alcaldesa decir que el nuevo programa de empleo trabajará entre otras cosas, a través del programa Almaraz VII, en las zonas verdes de la ciudad. Esperamos que se tenga en cuenta esta crítica constructiva y se repongan al menos en las aceras de más de dos metros, aquellos árboles que han desaparecido. Y en aquellas que no sean repuestos se proceda a taparlos.

 

Ni fuentes ornamentales, ni de agua potable

Hemos pasado de preocuparnos por construir fuentes en toda Zamora, a dejarlas estropear todas. Como ADEIZA ha denunciado en más de una ocasión las fuentes de la ciudad están estropeadas en su gran mayoría. No sólo las de agua potable, sino también las ornamentales.

Las peor conservadas son las fuentes del parque de La Marina, concretamente la situada en la zona de juegos. En ella hace tiempo se colocaron unos patos, una caseta y se hizo incluso una pasarela por encima de ella para que la gente pudiese ser a las aves desde arriba.

A día de hoy esta fuente está vacía, llena de suciedad, de graffitis y sin ningún tipo de cuidado. Una muestra más de la falta de mantenimiento que el Ayuntamiento tiene para con todas las fuentes de la ciudad.

¿IBERDROLA, servicio público?

Francisco Javier González salió al paso de las quejas planteadas por muchos, sobre la exención de pago de zona azul de los coches de Iberdrola, diciendo que se debe a que estos vehículos tienen una clasificación especial por tratarse de un servicio público. Qué ser vicio público presta una empresa que cobra por todo, que según su página Web  no refleja en ningún apartado esta clasificación dada por el concejal y que además cotiza en bolsa. Desde ADEIZA nos gustaría que contestase a estas preguntas, pues ni nosotros ni  los vecinos que han realizado sus quejas estamos de acuerdo en su argumentación.

 

Según IBERDROLA publicita en su página, ha experimentado en la última década una fuerte transformación que le ha permitido escalar posiciones hasta convertirse en el primer grupo energético nacional, una de las principales empresas españolas del Ibex 35 por capitalización bursátil, el líder mundial del sector eólico y una de las mayores compañías eléctricas del mundo.

Una empresa que ha experimentado en el primer semestre 2013 unos beneficios nada desdeñables y que no repercuten en nuestra ciudad, ni en nuestra provincia. Pues el cableado del Casco Antiguo sigue colgando de las fachadas, los transformadores que siguen en superficie están en pésimas condiciones,  sufrimos cortes de luz de luz cada dos por tres y aunque sufrimos la creación de los embalses no recibimos compensación por ello.

El lamentable estado de las aceras de la calle Arapiles

La calle Arapiles es una de las calles más largas de la ciudad, pasa del barrio de Los Bloques al barrio de La Candelaria. Y es además una de las que presenta peor conservación en todo su tramo. Especialmente junto a la Escuela Oficial de Idiomas.

Tanto los padres y madres que llevan a sus hijos al colegio José Galera como las personas que van a clase a la Escuela de Idiomas, se quejaron el curso pasado del lamentable estado de las aceras de la calle Arapiles. Comienza de nuevo el curso y estas aceras no sólo no se han arreglado, sino que se han dejado deteriorar más.

Las baldosas están levantadas y suponen un peligro para los peatones que ya han sufrido más de una caída en esta zona. Los vecinos se quejan además de la mala iluminación de esta acera que por las noches está prácticamente en penumbra, pues las farolas quedan casi tapadas por las copas de los árboles.

Una zona de tanto tránsito por los dos centros educativos que allí se encuentran, debería estar más cuidada, y debería haber sido uno de los puntos de actuación del plan emplea.

Si además como anuncia el Ayuntamiento, la Policía Municipal se va a trasladar al edificio del banco de España, se incrementará en número de personas que transitan por esta zona. Por ello desde ADEIZA pedimos al Concejal de Obras que se dé una vuelta por esta calle y ordene su reparación inmediata.

Las caídas en la vía pública le están costando un dineral a las arcas del Consistorio y principalmente es una cuestión de dejadez, y de falta de eficiencia, pues la reparación de estas aceras se ha pedido ya en multitud de ocasiones.

 

 

Facebook

Hazte amigo de ADEIZA

logoadeiza ADEIZA
 

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política