Ajuste de pensiones, austeridad, adecuación, factor de sostenibilidad del sistema, […], hablando en plata “RECORTE”

ADEIZA habla claro y tiene en cuenta que el Gobierno ha abierto un nuevo frente en la política de austeridad con la puesta en marcha de la reforma de las pensiones a raíz del informe elaborado por el comité de expertos. La reforma se centra en dos medidas básicas. Por un lado, se desvincula la cuantía de las pensiones de la evolución del índice de precios al consumo (IPC) y se la vincula al estado de las finanzas de la Seguridad Social.

El Pacto de Toledoes aprobado en 1995 por el Congreso de los Diputados, es un documento que contenía quince recomendaciones o principios programáticos sobre los cuales se fundamentaría las políticas sociales relativas a las pensiones. Por tal motivo todos los partidos políticos se pusieron de acuerdo para no utilizar las pensiones como arma electoral.

ADEIZA lleva meses saliendo a la calle a recoger firmas para constitucionalizar el sistema de pensiones, de este modo se garantizaría y se respetaría este Pacto, ningún partido político sea del color que sea podría tocarlas. Algo que no interesa a ninguno de los grandes, PP y PSOE juegan con su subida o su bajada dependiendo del lugar en el que se encuentre en el Gobierno y esto no se puede consentir.

La reforma del sistema que se está proponiendo quiere decir que en los años de elevada inflación los jubilados perderán poder adquisitivo a cambio de que el sistema se mantenga, eliminándose de este modo la premisa del Pacto de Toledo de que quede garantizada la remuneración real de los pensionistas. Esta medida entrará en vigor de manera inmediata, a partir de 2014, y el anteproyecto de ley remitido por el Gobierno al Consejo Económico y Social ya cuantifica en su memoria económica lo que supondrá para las arcas públicas: 33.000 millones de euros es el ahorro calculado en el periodo que va de 2014 a 2022.

El recorte de las pensiones presentado por el Gobierno no es lineal: reserva el grueso de los ahorros para después de las elecciones de 2015, según revelan los cálculos del propio Ministerio de Empleo y Seguridad Social. A partir de esa fecha, la intensidad de los recortes se duplicará. 2016 registrará recortes iguales a los dos años previos a las elecciones y el ritmo se acelerará hasta sumar 15.100 millones en la próxima legislatura y una cantidad similar de 15.390 en la siguiente, un 46% y un 47% respectivamente.

A largo plazo, en las décadas siguientes, las pensiones sufrirán una rebaja natural como consecuencia de un factor que no se está teniendo en cuenta: la devaluación interna a la que se está sometiendo a las nóminas. La caída de los salarios y, por tanto, de las cotizaciones tendrá también como resultado una devaluación de las pensiones. Los sueldos han caído en España un 7% desde que comenzó la crisis, según los datos remitidos por el Ejecutivo a la UE. Eso significa que las pensiones a las que dan derecho esas contribuciones también caerán en las próximas décadas a medida que los actuales cotizantes se jubilen con menores rentas.

La propuesta entregada por los doce expertos propone dos modificaciones sustanciales, que se suman a la última reforma del modelo de pensiones, que entró en vigor en enero, y que prosigue su aplicación escalonada hasta el año 2027, en el que culmina el retraso de la edad de retiro hasta los 67 años. En 2015, cuando se jubilen quienes ahora tienen 63 años, con un descuento inicial del 0,7% sobre la prestación esperada, alcanzará su recorte máximo en 2051 para quienes hoy tienen 28 años, con un descuento sobre la pensión de un 19%.

Según el recorte planteado por el Gobierno, el dinero a recibir se reducirá en 60 euros al mes con la reforma del sistema si se cotiza por la mínima, pero una pensión por la base media se verá afectada en 160 euros menos al mes y un cotizante de la base máxima perderá hasta 270 euros al mes. En el caso de que el cotizante tenga la base mínima, su primera pensión en el año 2029 sería de 645 euros con la legislación vigente, pero con la reforma cobraría 60 euros menos, lo que hace un total de 585 €.

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos ha dicho, es una cantidad "prácticamente insignificante" "no tiene por qué haber pérdidas de poder adquisitivo" para los pensionistas

Lo que parece "insignificante", y que curiosamente se pasa por alto, es la coincidencia de estas cifras con el dinero que se han dado a la banca, y que según el gobierno es irrecuperable. Si además tenemos en cuenta, evasores fiscales, aeropuertos sin aviones, estadios sin atletas, edificios feriales sin ferias, se puede pensar que el ciudadano no tiene derecho a que el estado respete los acuerdos y los derechos por lo que hemos cotizado. La semana pasada escuchamos al Ministro Margallo decir que la política no se hace en la calle, pero se le debe olvidar que él y su partido salen a la calle a buscar sus votos.

Facebook

Hazte amigo de ADEIZA

logoadeiza ADEIZA
 

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política