La Junta sigue ignorando a los vecinos de Requejo 24

Tras el abandono por parte de la Junta de Castilla y León, los vecinos de Requejo 24 toman medidas

 

ADEIZA ha reclamado a la Junta de Castilla y León en varias ocasiones que ponga fin a la situación de desamparo en la que se encuentran los vecinos de Requejo 24. Unas obras mal terminadas, que dejaron desperfectos en la zona y que dada esta situación no ha podido ser transferida al Ayuntamiento.

El D. Alberto de Castro se reunió dando buenas palabra con los unos representantes de la mancomunidad que llevaban pocos días en sus cargos, prometiendo arreglos y subsanación de problemas. A fecha de hoy no sólo no se han cumplido estas promesas que llevan haciéndose más de dos años, sino que la propia mancomunidad de vecinos ha decidido tomar cartas en el asunto y asumir con dinero propio las reparaciones y limpiezas, que desde la Administración Regional se ha abandonado.

Han sido varios los vecinos que han sufrido caídas en el recinto por causa de las losetas levantadas y de los hundimientos provocados por la maquinaria que trabajó en la zona. Este hecho ha obligado a los propietarios a contratara de forma particular a una empresa que repare estos desperfectos. Desde ADEIZA esperamos que cuando éstos le reclamen a la Junta la factura que debió pagar desde el principio, no ponga reparos.

Algo similar está sucediendo con la limpieza de la zona que anteriormente realizaba el Ayuntamiento de Zamora. La falta de finalización de la obra, la no subsanación de deficiencias y la no cesión al Ayuntamiento, algo lógico al no estar bien rematada, ha provocado que el servicio de limpieza municipal no entre en el recinto desde que los obreros abandonaron Requejo 24. La cantidad de suciedad acumulada en la zona ha obligado a los vecinos a contratar de manera particular a una empresa de limpieza que les supone un gasto de casi 200 € mensuales.

Tal y como está la situación económica de la ciudad y de las familias en particular, es lamentable que desde la Junta no se esté dando celeridad máxima a este asunto. Máxime cuando son conocedores de los problemas que la obra está generando ya a los vecinos, pues las filtraciones de agua en una de las rampas de acceso es un gran foco de infección además de un peligro, cuando los bancos colocados en el recinto están casi en el aire por falta de una buena sujeción en el suelo, algunas de las barandillas de las escaleras quedaron poco sujetas, y un largo etc. que debe tener una solución ya.

Las palabras ya no sirven y los trámites para la contratación de una nueva empresa que finalice lo que otra no hizo bien, están más que superados. El gran problema de la Junta de Castilla y León en Zamora es siempre el mismo comienzan las obras, no se supervisan de manera suficiente y se dejan abandonadas y sin terminar.

Los sufridores de esta dejadez son los vecinos que al final tienen que rascarse el bolsillo para asumir un gasto que no les corresponde.

Facebook

Hazte amigo de ADEIZA

logoadeiza ADEIZA
 

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política