Inversiones olvidadas

Junto al colegio Riomanzanas encontramos un campo de fútbol de arena, lleno de maleza y suciedad. En el se colocaron las porterías, las farolas y demás elementos que permitieron en su momento practicar deporte en este lugar.

Hoy en días casi cuesta ver las porterías debido a la maleza que invade el campo y que por falta de limpieza municipal supone un peligro de incendio que está preocupando bastante a los vecinos de la zona.

Los residentes de los alrededores se quejan del estado en el que se encuentra esta instalación y de la dejadez municipal, pues han realizado varias quejas en más de una ocasión y nada se está haciendo para sanear el lugar.

Otra instalación que se dejó perder fue la pista de petanca colocada en la Calle Salamanca en el barrio de Pinilla, la falta de mantenimiento, el olvido y posteriormente el vandalismo la han hecho desaparecer.

Lo mismo sucede con las fuentes de agua potable colocadas en toda la ciudad, se van dejando sin reparar y acaban desapareciendo, para colocar posteriormente otras nuevas.

Esta forma de trabajar del Ayuntamiento de Zamora nos está costando mucho dinero a los zamoranos. Invertir para no mantener es sinónimo de despilfarrar. No sólo porque se llega a perder la inversión realizada, sino porque volver a acondicionarla para que preste el servicio adecuado supone tener que volver a gastar más dinero.

Lo mismo sucede cuando se realizan obras en las aceras de la ciudad, en muchas de ellas se dejan huecos para colocar contenedores que jamás ocupan ese espacio, pues se dejan sobre la acera impidiendo el paso de peatones, ejemplo claro en la calle José Regojo en el barrio de San Frontis. En otros casos se crean alcorques que nunca llegan a tener un árbol lo que supone un gran riesgo de caída para los viandantes. Estos huecos en las aceras suponen un mayor gasto a la hora de realizarlas, un riesgo para peatones y su posterior deterioro por no cumplir con su función.

ADEIZA espera que por parte del Ayuntamiento se piense antes de realizar inversiones, hacer lo contrario supone un gasto a las arcas municipales que Zamora no se puede permitir. La tónica general del Equipo de Gobierno de actuar y pensar después en las consecuencias está siendo una pesada losa para los ciudadanos que ven como desde la casa de las panaderas se trabaja sin conocimiento ni acierto.

Facebook

Hazte amigo de ADEIZA

logoadeiza ADEIZA
 

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política