Valoración de la sentencia del Tribunal de Superior de Justicia de Castilla y León en condena al alcalde de Fermoselle

La decisión de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León obligando al alcalde de Fermoselle, Alejandro Fermoselle Berdión, miembro del Partido Popular, a convocar de nuevo el Pleno extraordinario celebrado el 7 de noviembre de 2012 para que “sean tratados y votados todos y cada uno de los puntos” del orden del día, es un gran triunfo para la democracia.

La anómala situación política que hemos vivido desde el año 2011 en Fermoselle, que ha sido repetidamente denunciada en las instituciones, foros públicos y la prensa por la oposición de PSOE, UPL, el concejal no adscrito y ADEIZA, ha sido al final reconocida por la más alta instancia judicial de nuestra comunidad en sus justos términos, estableciendo que “fue violado el derecho fundamental” de los concejales de la oposición y definiendo la situación creada por el regidor como “realmente escandaloso, legalmente hablando, que en un pleno extraordinario convocado a petición de los concejales se excluyan todos los puntos por ellos sometidos a debate y que el único que se discute no sea votado”, obligando tal acto contra la ley a “ser radicalmente anulado por violentar la Constitución Española”.

Parece ser que, después de todo, la afirmación del señor Fermoselle Berdión de que él tenía la “mayoría jurídica” en el consistorio fermosellano no era más que una ridícula excusa para seguir aferrado al sillón, como repetidamente advirtió nuestro partido. Nuestro sistema constitucional está escrupulosamente diseñado para defender la democracia representativa y parlamentaria, que se define como ese régimen político en el que gobiernan las mayorías que eligen los ciudadanos. Fermoselle era, por lo tanto, un lunar negro en el mapa institucional español en el que la corporación se regía por lo que ordenaba una minoría mediante el procedimiento de saltarse la ley y esconderse de la Constitución.

El pueblo de Fermoselle se encuentra secuestrado por la arbitrariedad y el despotismo, algo que se desterró en España con el establecimiento de las libertades públicas y la Democracia.

Ante la gravedad de los hechos puestos en evidencia por el Tribunal de Justicia de Castilla y León, en su erudita descripción legal de estos graves hechos políticos, el Comité Ejecutivo de ADEIZA, reunido de urgencia el 27 de enero de 2014, acordó por unanimidad pedir la dimisión inmediata de D. Alejandro Fermoselle Berdión del cargo de alcalde de Fermoselle, por su autoritarismo, por su desobediencia a la constitución española y por su intento de acabar con la democracia municipal, como refrenda la sentencia de la más alta instancia judicial de nuestra región. Que tomen ejemplo todos aquellos que se vean tentados por seguir ese camino.

Facebook

Hazte amigo de ADEIZA

logoadeiza ADEIZA
 

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política